La Historia del Cine está plagada de grandes éxitos y rotundos fracasos, obras maestras y bodrios infumables, cintas de culto y películas fallidas. Pero en los sótanos del Séptimo Arte se cuenta otra historia, la de los proyectos que nunca vieron la luz, los que quedaron encallados en el infierno del desarrollo creativo; en definitiva, la Historia del Cine que nunca fue. CINEMA LIMBO les ofrece una visita guiada a esos sótanos, atestados de películas que forman parte de una filmoteca imaginaria.

All you need is LOTR: The Beatles, El Señor de los Anillos y… ¿Kubrick?

Carlos Díaz Laguna

     La rumorología es para el aficionado al cine lo que el metrónomo para el paradigmático perro de Pavlov: Durante años, la leyenda de que Stanley Kubrick se había planteado a finales de los años sesenta llevar a cabo una adaptación del muy amado bestseller de J. R. R. Tolkien ha hecho correr ríos de baba en el mundo del fandom. Mal menor: la iban a protagonizar los Beatles. ¿Qué hay de verdad en todo esto? ¿En serio existió un proyecto tan loco? Parece ser que sí, pero… no era un proyecto de Kubrick.

            A mediados de la década de los sesenta del siglo pasado, los Beatles estaban en la cima de su éxito. No solo en el ámbito musical; en lo cinematográfico habían protagonizado dos incursiones muy influyentes en el posterior desarrollo del cine pop: Que noche la de aquel día (A Hard Day’s Night 1964) y Help! (1965), ambas dirigidas por el visionario Richard Lester. John Lennon se encontraba entusiasmado con el éxito de ambas, y vislumbró el siguiente paso de los Fab Four en el mundo del cine: una versión para la pantalla grande de The Lord of the Rings, la mastodóntica epopeya escrita por el profesor Tolkien. Aunque resulta casi inevitable imaginar a los cuatro músicos caracterizados como los hobbits integrantes de la Comunidad del Anillo, la idea inicial de los de Liverpool era ligeramente diferente: Paul McCartney y Ringo Starr serían Frodo y Sam, respectivamente, mientras que Lennon se habría reservado el papel de Gollum/Smeagol y el místico George Harrison habría hecho lo propio con Gandalf.

            Con esta idea en mente, Lennon se aproximó al muy respetado cineasta Stanley Kubrick para proponerle el proyecto. Kubrick declinó, alegando que The Lord of the Rings era un libro de extensión prácticamente inmanejable. Estamos hablando de una época en que una trilogía cinematográfica era poco menos que inconcebible; lo más parecido a una “saga” lo constituían las películas de James Bond, vagamente conectadas entre sí. Total, que el tipo que había dirigido la más bien poco concisa Espartaco (Spartacus, 1960) había dado largas al grupo de música pop más famoso de todos los tiempos. Pero no fue el único al que no sedujo la idea. Tolkien había vendido lo derechos de adaptación de su obra a United Artists en 1969, pero, al parecer, aborrecía la idea de una versión protagonizada por los Beatles, enemigo como era del rock, la televisión, los vehículos a motor y todo lo que hiciera ruido en general.

            Parece que Lennon no insistió mucho con el tema después del “yo paso” de Kubrick y el “ni lo sueñes, melenas” de Tolkien, pero existe el rumor de que, algún tiempo después, los Beatles fueron considerados para interpretar, esta vez sí, a los cuatro hobbits en la “otra” famosa versión no realizada de El Señor de los Anillos, la de John Boorman[i].

            Stanley Kubrick’s The Lord of the Rings starring The Beatles… A saber qué potajillo habría salido de tan extraña asociación. Uno no puede evitar preguntarse, ¿por qué Lennon recurrió a Kubrick en vez de a Dick Lester, que tan buen resultado les había dado en sus anteriores películas? Mejor todavía: ¿Y si Lester hubiera dirigido El Señor de los Anillos… protagonizada por The Monkees? Hermano, yo habría pagado por ver eso[ii].

 

 

 

[i] La abortada adaptación de Boorman nos dejaría otra jugosa historia cierta-pero-con-matices: Durante años se dijo que John Boorman realizó Excalibur (1981) para resarcirse de no haber podido llevar a buen puerto El Señor de los Anillos; sí, pero no.  Sí es verdad que fue un proyecto firme y que Boorman había escrito un guión junto a Rospo Pallenberg… pero el plan inicial del director era diferente. El propio Boorman dice que  la United Artists le ofreció la adaptación de la obra de Tolkien, pero que él fue allí a pedir financiación para una película sobre los mitos Artúricos. Una serie de fracasos comerciales pusieron a la United Artists al borde de la bancarrota, y John Boorman’s The Lord of the Rings se perdió en las profundidades del limbo cinematográfico. Posteriormente, Boorman llevó Excalibur, su proyecto inicial, a Orion Pictures. El resto es historia.

 

[ii] Mucha de la información ofrecida en el presente artículo fue confirmada por el mismísimo Paul McCartney a Peter Jackson, director de la trilogía que finalmente llegó a los cines: http://deadline.com/2014/07/peter-jackson-the-hobbit-stanley-kubrick-the-beatles-810912/.

Otros artículos

foro: Filmtropadas