Search
  • Admin

DE NO SABER DECIR ADIÓS NI HABLAR DE LO QUE DUELE


Una reseña de Litus

(Dani de la Orden, 2019, España)


Una mañana Litus arrancó su furgoneta, la puso a 200 km/h y la estrelló contra un muro, muriendo en el acto. Nadie pudo prever que haría algo así: ni sus amigos, ni su pareja, ni su hermano Toni, quien meses después organiza una quedada con todos en el piso que Litus compartía con Pablo, su mejor amigo. En ese tiempo han pasado muchas cosas aunque ninguno haya superado todavía el trance, y se reencontrarán por primera vez con la idea de hablar sobre el difunto. Pero Toni les anunciará una última sorpresa que les dejó su hermano: una carta de despedida para cada uno, unas últimas palabras a las que no podrán dar respuesta.

Bajo esta premisa Dani de la Orden dirige una película que, según sus propias palabras, es la mejor que ha hecho aun siendo la más sencilla. Rodada casi en su totalidad en el interior de una casa cargada de símbolos que apuntan al síndrome de Peter Pan, se trata de la adaptación de una obra de teatro escrita por Marta Buchaca que toma el suicidio como punto de partida no para hablar de él, sino como excusa para profundizar en las relaciones entre unos personajes que reflejan distintas formas de afrontar la marcha de un ser querido. «Creo que, aparte de mis dos Barcelonas, esta es mi película más personal», afirmó el director en la rueda de prensa dada en el Festival de Málaga. «Aunque no la haya escrito yo y sea de una obra de teatro ya existente, la he trasladado un poco a lo que me obsesiona, que son las relaciones; ya no de amistad, sino amorosas y entre conocidos, aquel mundo donde la familia son tus amigos». Con sus dos Barcelonas se refiere a Barcelona, nit d’estiu y Barcelona, nit d’hivern, sus dos primeras películas, que enlazan con Litus en el tema de la amistad y representan el cine en el que se siente más reconocido.

Observar interactuar a estos amigos los unos con los otros nos invita a reflexionar sobre la pérdida, el dolor, la mitificación del ser querido, la madurez, los nuevos comienzos y la propia amistad en un relato que, alternado comedia y drama, te conmoverá a poco que tengas corazón. Eso si es que no te hace directamente llorar (me declaro culpable) como lo hicieron algunos de los propios actores tras escuchar cierto monólogo de Quim Gutiérrez, que ha resultado ganador ex aequo de la Biznaga de Plata al Mejor Actor de Reparto por su interpretación del hermano de Litus. Si ellos lloraron, ¿cómo no lo vas a hacer tú? Y no fue la única vez.

«Hemos parado el rodaje en algunos momentos. Por llorar, por reír...», contó Adrián Lastra en la rueda de prensa. Él interpreta a Tomás, otro de los amigos de Litus, y puestos a escoger dentro del reparto diré que, de haber tenido voto para esa Biznaga que se llevó Quim, yo habría escrito su nombre. El gracioso del grupo que se resiste a dejar atrás la inmadurez de la adolescencia es un personaje con una interpretación compleja dados los altibajos emocionales que su rol exige, alternando continuamente estados depresivos con nerviosos, a veces en una misma toma; y lo mismo que Quim, Adrián también tiene su gran momento en una escena en la que le acompaña Marta Nieto, que interpreta a la ex de Tomás. Un personaje el de Marta y un momento que no estaban en la obra de teatro original, que Dani de la Orden sintió la necesidad personal de incluir y que conforman la escena más hermosa de toda la película. Todo un acierto por el que le estoy muy (pero que muy) agradecido.

Siendo pequeña y de presupuesto ajustado, Litus se hace grande por un gran trabajo actoral que viene respaldado tanto por un guion que facilita todos los mimbres para su lucimiento como por una banda sonora instrumental obra de Ivan Ferreiro y Daniel Trujillo que, en su aparente sencillez, acompaña con sutileza su interpretación. Tiene, además, la fuerza de ser la película que el director quería hacer. «Realmente hicimos esta película porque yo le debía a Dani hacer una película que él quisiera hacer», dijo Eduardo Campoy, productor de la misma, y Dani ha aprovechado la oportunidad para ponerle mucho (diría que todo el) corazón. Podréis comprobarlo por vosotros mismos a partir del 6 de septiembre, que es su fecha de estreno.

En definitiva: Litus es una película que puede resultar catártica para aquellos que tengan cuentas pendientes con cosas que deberían haber dejado atrás, ya no solo en lo que se refiere a seres queridos perdidos sino también respecto a las amistades presentes y esas relaciones rotas que no se han sabido superar. No nos cuenta nada nuevo pero no lo pretende, y puede llegar a ser previsible pero tampoco prima lo que pasa, sino cómo pasa. Es una historia de personajes que aprovecha una tragedia como punto de partida para hacernos reflexionar sobre las relaciones, lo poco que nos conocemos los unos a los otros y lo que nos cuesta hablar entre nosotros a la hora de tratar con cosas que nos duelen, o de pedir ayuda cuando nos sentimos mal. Un relato que pone en evidencia nuestra torpeza emocional y nos dice que, aunque aquellos a los que queremos se hayan ido, no podemos quedarnos donde (y como) nos dejaron.

Porque la vida sigue. Aunque duela.

Bernabé Naharro


Litus

Dani de la Orden | 2019 | España

Duración: 90 minutos

Guion: Marta Buchaca, Dani de la Orden (Obra: Marta Buchaca)

Música: Iván Ferreiro, Daniel Trujillo

Fotografía: José Luis Bernal

Montaje: Alberto Gutiérrez

Reparto: Belén Cuesta, Adrián Lastra, Alex García, Quim Gutiérrez, Miquel Fernández, Marta Nieto, Jorge Cabrero, José Manuel Valdés

Producción: Litus Audiovisual A.I.E., Álamo Producciones Audiovisuales, S.L., Neón Producciones, S.L., A Contracorriente Films

Distribución: A Contracorriente Films

fotos: Álex Zea