Zine

filia

¡Hola zinéfilos!

Sí, he vuelto, y vuelvo al redil con mis cabrillas (¡por fin!) con un artículo amoroso, porque qué queréis que os diga, se acerca San Valentín, Febrero, el mes del amor que dicen, como si el amor tuviera una época…, y bueno con el calorcito entrando en el mapa y la vestimenta bajando de capas, digamos que sí, que va tocando tratar esta temática, porque aún nos acurrucamos bajo la mantita invernal, y nos ponemos moñas en estos días, más por obligación social que por otra cosa… Sea como fuere, es menester darle su lugar al AMOR.


Quiero hacer constar que aunque este no es ni de lejos mi género favorito, más bien es de los que procuro evitar, sí es verdad que os dejo estas recomendaciones con mucho cariño porque realmente son películas que me encantan y no me canso de ver, porque son distintas y aunque sí que giran en torno a este sentimiento, tienen además algún componente friki o diferente que las hace geniales y que va algo más allá de la típica comedia facilona: chico conoce a chica, a chico le va genial con chica pero surge un problema tonto, la chica lo descubre, y ¡OH-DIOS-MIO! (momento Janice de “Friends”) llega la llorera absurda para que luego el chico lo acabe arreglando todo y recuperando a su amor en un giro de los acontecimientos inesperadísimo que despierte la lagrimilla fácil y deje a todos contentos…

No por dios, hablemos de verdadero amor en el cine, de películas que amar, porque el amor cinéfilo, es AMOR en mayúsculas.

Los títulos que a continuación os recomiendo, pese a ser películas romanticonas en su mayoría, tienen un componente que las hace especiales, desde la muy friki, a la terrorífica, pasando por las sangrientas y los amores A QUEMARROPA.

Así que nada, si quieres algo romántico y fresco que proponer a tu pareja para ese día, sigue leyendo, que ¡empezamos!

by Mar Amador

AMOR FANTÁSTICO:

“La princesa prometida” (1987) Rob Reiner

Los amantes del cine de los 80’ recordamos y adoramos este cuento medieval que el detective Colombo cuenta a su nieto un día que va a visitarlo porque está enfermo en cama. Aunque el pequeño se resiste ante el romanticismo de la historia enseguida le entusiasma el relato cuando aparece un gigante, un pirata, un hombre valiente que busca venganza, y múltiples personajes típicos pero atípicos en toda la extensión de su naturaleza. Veremos enfrentamientos a espada, múltiples retos, hechizos y encantamientos, escenas muy divertidas y por supuesto, la lucha por conseguir a la princesa, ¡faltaría más!
 

Reconozco que no fue una película que viera en mi infancia, por desgracia, sino en mi edad adulta, buscando grandes películas ochenteras una tarde de ocio. Desde entonces, se ha convertido en una de esas películas que siempre quiero revisar y recomendar a todo el mundo, para muestra un botón, y es que sé que una vez la ves, no la puedes olvidar.

AMOR SANGRIENTO:

“Amor a quemarropa” (1993) Tony Scott

Ya os mencioné esta película en mi artículo del Top 15 imprescindibles (link) pero en esta lista debía aparecer, porque pocas parejas son tan geniales como Patricia Arquette y Christian Slater, ni siquiera, Juliette Lewis con Woody Harrelson en ‘Asesinos Natos’ logran superarlos.

Se trata de un vendedor de cómics, amante de Elvis y aficionado al cine asiático que conoce en su cumpleaños a la que él cree la chica de sus sueños surgida de la nada, cuando en realidad resulta ser una prostituta contratada por su jefe como regalo de cumpleaños. Pero el amor surge cuando menos te lo esperas, y cuando no prejuzgas y te dejas llevar puede arrasarte la piel y hacerte cometer las mayores locuras por amor.

Esta película es AMOR brutal y sincero, y por eso me encanta, fue el primer guión de Tarantino y no puede llevar más su sello.
Si queréis romanticismo pero también acción a raudales, esta es vuestra mejor opción.

AMOR RETRO:

“Flipped” (2010) Rob Reiner

Lo mejor de esta película es la época en que se sitúa, y en consecuencia, su banda sonora. La música de los años 50’ te acompaña durante toda la cinta, y como tiene temazos tanto movidos como lentos, te vas dejando llevar por la historia, que en el fondo no es nada del otro mundo, pero que tiene su mensaje bonito y su fondo.

Julie vive en un vecindario al que un buen día llega Bryce y su familia, y ella se enamora casi instantáneamente. Sin embargo para él, este amor tan persistente llega a ser una lata, hasta que en una edad más avanzada, y con orgullos y piques de por medio, se da cuenta de que Julie es la mejor chica que ha conocido pero ahora le tocará a él luchar por ella.

Una historia tierna y facilona, pero que a ritmo de super hits de la época nos hace pasarlo genial.

AMOR IMPOSIBLE:

“Once (Una Vez)” (2007) John Carney

Cabría pensar que cuando la música nos une, esa unión traspasa todo, incluso el amor ya existente hacia otra persona, y se crea una química nueva que no tiene comparación. Sin embargo, en la vida todo no es de color de rosa, y puedes conocer a tu alma gemela, y que el corazón de ella pertenezca a otra persona.

Algo parecido ocurre en esta historia donde reina la música, y dos corazones heridos y solitarios se unen para crear una magia juntos que traspasa la pantalla.
Historia bastante sentimentaloide pero que se deja ver con canciones y letras que te llegan al músculo del amor, especialmente, en mi caso, la que canta ella de camino a casa (If you want me). Preciosa.

AMOR CLÁSICO:

“Jane Eyre” (2011) Cary Joji Fukunaga

Debo confesarme antes que nada, amante fiel de la literatura de las hermanas Brontë, y si a esto le unimos que la historia esté protagonizada por Mia Wasikowska y Michael Fassbender, ya tenemos el pack perfecto para el éxito.

La película cuenta con una muy buena ambientación, excelentes actuaciones y vestuario acorde. La historia guarda su misterio y su tensión, con un amor contenido y virginal que necesitas encauzar desde la frialdad a la más pura piedad. En su final será inevitable derramar alguna que otra lágrima, pues es una historia preciosa que merece ser leída y vista. No digo más.

AMOR TENEBROSO:

“La cumbre escarlata” (2015) Guillermo del Toro

Continúo con Mia Wasikowska, actriz por la que siento debilidad, y añado un puntito más al amor clásico, con este amor clásico y tenebroso a partes iguales.

Es una historia de fantasmas y tragedias y secretos familiares. Para servidora lo tiene absolutamente todo, y realmente fue una sorpresa, por no decir una decepción, ver que no recibía ninguna mención especial en ningún premio sonado en cuanto a ambientación, vestuario o banda sonora, porque son una delicia. La música de Fernando Velázquez es una belleza, y la historia aunque tenga sus momentos previsibles, está maravillosamente desenrollada por Guillermo del Toro.


Un cuento gótico sobre el amor, la bondad, la maldad, la locura, y en el que se trata además la literatura y la fotografía. Para mí es una obra de arte visual.

AMOR REALISTA:

Trilogía “Antes del amanecer”, “Antes del atardecer”, “Antes del anochecer” 

(1995) (2004) (2013) Richard Linklater

Esta trilogía es una maravilla. Vemos a la misma pareja pasar por las 3 etapas más gráficas y claves de la vida y desenvolverse en el amor durante el paso del tiempo con diferentes puntos de vista. Desde la locura y la ilusión de la juventud, al golpetazo de realidad, y conformismo cuando vamos creciendo y creemos que debemos tomar una serie de decisiones aunque no creamos del todo en ellas, acabando por la madurez, y la factura que pasan los años al amor, que lo fortalece en aspectos, pero le hace desfallecer por otro. Y esa desazón cuando los ojos de los demás siguen viendo en nosotros algo que creemos que hemos perdido y no sabemos recuperar.

Estas tres películas son realistas y espléndidas en diálogos, tienen momentos muy destacables, como la tienda de discos y las actitudes de los jóvenes, el momento Nina Simone y el vals de la segunda entrega, ese final, y ese paseo de la tercera para acabar con una escena en la habitación de un hotel que nos llega al alma por sentirnos identificados con cada palabra, y dolernos la incomprensión y la empatía mal encauzada.

Una trilogía que compone lo que es el AMOR. Y cada una de ellas va sumando, y dejando mella en nosotros.

AMOR AMISTOSO:

“Yo, él y Raquel” (2015) Alfonso Gomez-Rejon

Dos amigos que se dedican a hacer películas caseras de serie B en sus ratos libres y a pasar desapercibidos en su último año en el instituto, se ven forzados a entablar amistad con una extraña chica de la que poco saben y por la que poco a poco comienzan a sentir una especial amistad y complicidad.

Aunque pueda parecer una película simplona, la realidad es que la música y el guión tienen su punto fuerte en esta historia, en la que te ríes y te conmueves con igual intensidad. Diferente y bonita.

AMOR EFÍMERO:

“Restless” (2011) Gus Van Sant

A riesgo de parecer una friki pelmaza, incluyo en la lista una tercera cinta protagonizada por Mia Wasikowska, sí, qué le vamos a hacer…
Esta historia en particular me gustó muchísimo, por lo macabro de su inicio y lo peculiar de sus personajes. Me identifico con actitudes de ambos protagonistas y la historia me parece una auténtica delicia.

Dos chicos se conocen en un funeral, no por querer conocerse, se han visto en otros funerales y se dan cuenta de que son dos frikis de estas situaciones trágicas, les gusta colarse en los velatorios de extraños y hacerse pasar por amigos o familiares de los mismos, analizar las reacciones, y luego marcharse sin más. Pero un día el destino quiere que se conozcan, y que sean algo más que dos caras conocidas en un día negro. Y empiezan a contarse sus aficiones y el por qué de tan extraña fijación. Y lo demás, descubridlo viéndola.

AMOR DIVINO:

“Angel-A” (2005) Luc Besson

André es un hombrecillo sin éxito que un día decide suicidarse, decisión que se ve truncada cuando aparece una hermosa mujer rubia que se lanza al Sena antes que él y este decide salvarla. Ella se queda con él, y en agradecimiento decide ayudarle con sus problemas. André poco a poco va descubriendo realmente quién es Angela y cuál es el propósito por el que ha llegado a su vida.

Hay una escena especialmente tierna en la que se trata el amor propio que hace que la película merezca la pena entera. La música, el encanto del blanco y negro, y la expresividad de su protagonista hacen el resto.

Una historia de amor muy diferente y divina.

AMOR IMPETUOSO:

“Soñadores” (2003) Bernardo Bertolucci

Desde luego esta película es la que va más allá, el amor, el sexo, la rebeldía, la irreverencia, nuestro yo salvaje, nuestro yo irracional…
La banda sonora  y la fotografía son preciosas en esta película sobre la exploración, en su más sensual vertiente.

Unos hermanos de lo más atípico, acogen en su apartamento a un amigo mientras sus padres están de viaje. Lo que allí ocurre es un in crescendo de experiencias y sensaciones para Michael Pitt, el invitado, que saldrá del apartamento siendo una persona muy distinta a la que entró, tímida y recelosa.
Eva Green le acompaña en un descubrimiento del cuerpo y de los sentimientos, y del límite de todo ello, en una historia que desde luego no deja indiferente, dirigida por el recientemente fallecido Bernardo Bertolucci.

A destacar el uso de las luces, las sombras, y los espejos. Ya os digo, visualmente, una joya parisina.

AMOR SINCERO:

“Corazón indomable” (1993) Tony Bill

Ay Christian Slater, vuelves a la lista… y es que en esta cinta es imposible no enamorarse de tí. Ha hecho otras películas románticas bastante ñoñas, pero ésta siempre ha ocupado un hueco en mí también indomable corazón.

Adam es un chico solitario que trabaja en el mismo restaurante que Caroline, de la que está enamorado en secreto.
Un noche en que ella va a casa sola es atacada y Adam aparece de la nada para salvarla. Desde ese momento Caroline comenzará a sentir interés por saber más de este compañero con el que apenas ha cruzado palabra, sin darse cuenta de que poco a poco va enamorándose de él y de su mundo.

El porqué del título es lo que nos garantiza el momento lagrimita de la cinta, así que no diré nada más, hay que verla, solos o acompañados.

AMOR INCONDICIONAL:

“Frank” (2014) Lenny Abrahamson

Otro que repite pero que no desvelaré, porque hasta el final de la cinta no sabemos quién es Frank y no es plan de fastidiar la película desde el comienzo.

Un músico de pacotilla se une a un extraño y creativo grupo encabezado por un carismático creador y cantante que siempre lleva una enorme cabeza falsa, incluso en la ducha.
En el grupo surgen recelos hacia el nuevo incorporado que no deja de sentir fascinación absoluta por Frank y por su manera de crear, hasta el punto de lograr aislarlo para sí.

El amor en esta cinta es el más incondicional, el de sus compañeros de banda, y está incluída en la lista por ese final tan precioso en el que se demuestra dicho amor y en el que todos acabaremos cantando a coro “I love you all”.

AMOR MELANCÓLICO:

“Submarine” (2010) Richard Ayoade

Incluyo esta cinta pese a no ser de mis predilectas porque la pareja, siendo que se sale de la normalidad, logra hacernos sentir identificados por momentos.

Trata de un chico de 15 años, que como muchos a esa edad, busca perder su virginidad, además de destruir la intención de su madre de abandonar a su padre por un viejo amor que ha regresado.
La elegida para iniciarse en el sexo es su compañera de clase Jordana, que en un principio solo tiene intención de usar a Oliver para poner celoso a su ex. Los acontecimientos cambian, y Jordana acabará por tener una relación de verdad, aunque peculiar, con Oliver.

Es una tragicomedia distinta, y con final abierto, de la que destaco su fotografía, el interiorismo de sus personajes.

AMOR LUCHADOR:

“Orgullo y prejuicio” (2005) Joe Wright

Basada en la novela de Jane Austen, esta historia sobre una orgullosa joven y un adinerado muchacho lleno de prejuicios, se desarrolla con tormentosa naturalidad, con unos diálogos mordaces y un sinfín de sin sabores que al final se rinden dejando paso al amor, no sin antes hacernos vivir todo tipo de sentimientos encontrados, que nos llevan desde aborrecer a su protagonista hasta quitarnos el sombrero por su buen hacer y sus dulces maneras para conquistar a Lizzie Bennet que es todo carácter, y el ojito derecho de su padre.

La mejor adaptación de la obra al cine, y como dicen algunos, “preciosismo casi de cuento”. Hay que verla.

AMOR TIMIDO:

“El secreto de los Abbott” (2005) Joe Wright

De nuevo familias adineradas que flirtean con familias humildes, en este caso a la inversa. Los hermanos Holt, humildes aunque esbeltos y guapos, están prendados por las hermanas Abbott, ricas y hermosas, aunque como ellos, muy distintos entre sí. En el verano de 1957 explorarán el amor y el sexo juntos, y revueltos, sin saber que sus dos familias, aunque tan distintas, mantienen un secreto común.


Jennifer Connelly y Liv Tyler están bellísimas en esta historia, que se pasa en un suspiro entre escarceos, y disputas, con el encanto de la música de los 50’ que tanto gusta a la que escribe, y con la voz en off del narrador que siempre aporta tanto a este tipo de historias nostálgicas. Y bueno, Joaquin Phoenix que siempre es un plus, con esa timidez enmascarada.

AMOR DISTÓPICO:

“Harold y Maude” (1971) Hal Ashby

Me avergüenza reconocer que descubrí esta película bastante tardíamente, y fue a raíz de que Cameron Díaz la mencionase en ‘Algo pasa con Mary’, la oí, la apunté, y la busqué.

Lo que me pude reir con tanto absurdismo, y es que esta historia lo tiene absolutamente TODO.

Harold está obsesionado con la muerte, y pasa el día fingiendo su propio suicidio ante la indiferencia de su más que harta madre, que no deja de buscarle pretendientas a fin de que algún día el chico siente la cabeza.
Un día cualquiera, Maude se cruza en su camino, una estrafalaria señora de avanzada edad que parece tener la vitalidad que al chico le falta, y claro, la química no se hace esperar.

Hay escenas delirantes, diálogos magníficos y en conjunto una historia de amor que no me extraña que a muchos choque y enamore a la vez.
Es necesario verla, creo que la más necesaria de toda la lista.

Y bueno, hemos acabado, al menos por ahora, porque mi intención es volver a coger el ritmo narrativo y que esto siga fluyendo cada día con más desenfado y agudeza, tocando temas que os sigan llamando la atención.

 

Espero que disfrutéis de la lista, que paséis un original día de los enamorados cinéfilo y casero, y que me sigáis leyendo con ansias.

 

Hasta pronto, corazones. Permíteme la licencia, Anne