IRREGULARES en MALAKA
Tenida malagueña sherlockiana
RESEÑA

UNA HISTORIA DEL HIATO, OCHO ESTÓMAGOS, Y LABIOS SELLADOS

by Manuel Berlanga

«Una historia sobre la mente más brillante del mundo, creada por una mente inquieta y transgresora, poco recomendable para mentes dispersas.  Escrita de forma medida y calculada, repleta de guiños canónicos y personales que encantarán al lector inteligente, sea o no aficionado al personaje. 

Engancha desde el primer momento de desconcierto…».

¿Herlock Sholmes…? ¿Pero ese no era un sosías, una copia descarada de Sherlock, inventada aún en vida de su autor?

−«Es una obra rara, te lo advierto».

Viniendo del propio Alejandro Castroguer, autor inclasificable por sus muchos registros como escritor, siempre sorprendente, la frase te deja cierta inquietud.  Y no sabes qué esperar.  Qué vas a encontrar cuando la leas.  Si al transgresor extremo de «El Manantial» (siempre muestra esa sonrisa tímida y traviesa, tan suya, cuando habla de ella); la visión innovadora de un personaje de género que ofrece en «La Guerra de la Doble Muerte»; el autor medido y documentado, de intimismo vital en «Glenn», Premio Jaén de Novela; o ese otro, de surrealismo mágico picassiano, que ejercita en «La Crucifixión de nuestro señor Jesucristo, considerada como una carrera de bicicletas cuesta arriba».  Quizás una mezcla de todos, posiblemente la opción más lógica. 

Y fue ese el primer desconcierto, la primera sonrisa incierta y esperanzada que me produjo la obra (tras la de su título).  Días después me llegó el texto de la obra.  

Una obra que siento bastante cercana, por haber tenido la suerte de conocer desde sus inicios, cuando no era más que un manuscrito (literal: escrito a mano), en el seno de “Irregulares en Malaka”; pero de la que, además, he sido testigo de labios sellados (“albacea” me ha llamado su autor) durante más de un año.  Una historia de la que algo contaré en su presentación.

En cuanto a la novela:  Engancha… desde el primer desconcierto.

Y desconcierta nada más comenzar, en su primera página: ¿Herlock Sholmes…? ¿Pero ese no era un sosías, una copia descarada de Sherlock, inventada aún en vida de su autor? ¿En serio Alejandro va a utilizarlo como su personaje…?

No, por supuesto… Y sí; claro que sí. 

Porque ese no es más que el primero de los múltiples, casi infinitos guiños holmesianos que Castroguer nos regala a lo largo de toda la obra, citas continuas a historias o personajes y situaciones de historias previas, referencias al canon de Conan (Doyle) y pastiches extracanónigos de autores queridos y admirados, como Mitch Culling, en esa hermosa recreación crepuscular de «Mr. Holmes»; como Jules Verne…  Sin olvidar, y de forma repetida, al maestro López Aroca, que tanta participación y culpa tiene en la confección como libro de esta historia, y le concede un plus añadido de calidad.

Guiños, también, personales; homenajes en los que Alejandro deja su impronta, sus fetiches; como Clarke y Kubrick, el Quijote de Cervantes …o su tremenda pasión por la música, presente ad aeternum entre las páginas, como un personaje más de esa coreografía sinfónica que dirige cual demiurgo supremo de una orquesta literaria (el lector hará bien en considerarla fondo musical de lectura, para introducirse de lleno en la misma). 

Guiños, incluso, subconscientes, en el tratamiento de ese personaje sublime que es Musca, en quien no he podido sino entrever cierto personajillo cercano; y su propia mano en la de Holmes, mientras mesa con cariño su flequillo, pese a que odia ese gesto.  El respeto y grandeza con que lo representa más tarde me resulta un giro excelente.

Otros factores hacen de «Sherlock y el caso de los ocho estómagos» una obra especial, a la altura del mejor pastiche.  Tres casos distintos, que al final se relacionan, como en las buenas novelas policíacas.  Un lenguaje medido y apropiado, algo petulante a veces, como el propio Holmes.  Personajes bien definidos (ese circo, que sin ser el «Freak Show» de Jones y Wrightson, no hace sino recordármelo; y no he dejado de esperar ver entre sus filas alguien como Joseph Carey Merrick, "El Hombre Elefante").  Además, un leve toque fantástico, bien reconducido a un entorno lógico y racional, como corresponde; y cierto juego metatextual, en el que el autor se convierte en paladín del creador, en un ajuste de cuentas literario a través del tiempo…

Sí, la obra engancha, desde el primer momento de desconcierto y su comprensión. 

Porque es con ello, con el desconcierto y los guiños, con el reconocimiento de un Sherlock cercano y creíble, como el autor propone al lector la interacción. Y cuando éste acepta, asume la propuesta, se convierte en cómplice y encubridor del juego, partícipe en la trama… y ha caído en la trampa.  Una trampa de la que no se puede escapar.  Porque no se desea escapar: engancha.

Y aunque una obra sherlockiana no tiene por qué contemplar el juego del “descubrimiento del malo por parte del lector”, ni cumplir las 20 reglas de la novela policíaca de S.S. van Dyne, padre de Philo Vance, nunca estará de más.  Y la novela de Castroguer lo permite.  Aunque para ello, uno haya de conjurarse y entrar en la mente enrevesada y compleja, siempre inquieta, de su autor…  En todo caso, lo descubra o no, esbozará una sonrisa cómplice, de complacencia. 

Personalmente, encontré una satisfacción muy especial en su lectura previa, tan esperada.  Pero su edición en papel me ha sorprendido −sorprende a todos−. Ese trabajo cuidado y exquisito, tan en línea con su contenido, diferenciando a la inversa mundo y antimundo, demuestra el cariño tan especial que Alberto López Aroca, enamorado y maestro del personaje, ha dedicado a «Holmes y el caso de los 8 estómagos».  GasMask Editores ha conseguido, en su línea de calidad habitual, un volumen sorprendente que todos agradecemos y deja con ganas de más. 

Por eso, desde ya, solicito y exijo, y estoy deseando que autor y editor se animen pronto a sacar a la luz a ese otro caso antiguo relacionado con éste, «La Octava Noche», que se nos anticipa en sus páginas.

Desearía contar más…  Pero mis labios siguen sellados.

Anterior Tenida

Enero

 /2017

Abril

 /2017

Junio

 /2017

Septiembre

 /2017

foro: Irregulares en Malaka