000\19

000\0

000\0

Rubén Sánchez

000\0

000\0

000\19

DEMASIADO VIEJO PARA ESTA MIERDA

Una reseña del videojuego

Alien Isolation.

La historia de Alien Isolation transcurre durante esos 60 años en los que la Teniente Ripley vaga por el espacio tras haber escapado del xenomorfo en Alien, El Octavo Pasajero; concretamente quince años después, en una nave del mismo modelo que la Nostromo (lo que le da a todo un punto vintage) y con otra Ripley como protagonista (en este caso Amanda, hija de Ellen). Resulta que Seegson, una compañía en decadencia, ha encontrado la caja negra de la Nostromo, y para cuando Weyland-Yutani compra la estación espacial por motivos que todos conocemos, ya han dejado de responder por radio como es debido.

            En este contexto acabas involucrado en un fregado semejante al que has visto un millón de veces solo que viviéndolo como protagonista en primera persona. Fue la razón por la que compré el juego con tantas ganas y tras unos minutos mirando la nave, ilusionado al tomar conciencia de dónde me había metido, ya estaba enganchado a pesar de que soy principalmente jugador de juegos tipo Espionaje Táctico; es decir, aquellos en los que eres el asesino definitivo, silencioso e implacable que se infiltra en la base enemiga y acaba con todo pobre insensato que vigila el lugar.

            Digo “a pesar de” porque Alien Isolation lo que hace es meterte en la piel de uno de esos insensatos que, aun sabiendo lo que anda rondando por la nave, está dispuesto a darlo todo por la empresa. He de decir que después de haberme metido en sus calzoncillos, he desarrollado una gran empatía hacia ellos y ya no disfrutaré igual acechándolos y eliminándolos en otros juegos. Pienso en particular en aquellos soldados GENOMA del Metal Gear Solid que se quedaban dormidos de pie. Ahora comprendo por qué: ¡no hay quien aguante tal estrés si no es a golpe de ansiolíticos!

            Pero Alien Isolation no sólo me ha “estropeado” la diversión de futuras infiltraciones virtuales al sensibilizarme hacia los que habían sido hasta ahora mis enemigos habituales (hoy camaradas del sufrimiento), también existen otros factores que hacen el juego terrorífico e insoportable. Los puntos de grabación están lejos unos de otros, o sea, no solo es humillante saltar encima del sofá cuando el Alien te mata por sorpresa, sino que se te saltan las lágrimas por tener que pasar de nuevo por lo mismo. Además, cuando vuelves a jugar esa misma parte ya jugada, el Alien no se encuentra en el mismo sitio que la vez anterior. De hecho, acabas por no saber dónde puñetas está y no quieres usar el rastreador de movimiento para no hacer ruido que atraiga su atención. Llegas a la conclusión de que lo mejor es acabar encerrado en algún rincón viéndolas pasar porque... bueno... a Newt le funcionó. Pero como hemos de averiguar qué es lo que ha ocurrido para que un Alien lograra llegar a la Estación Espacial Sebastopol y, lo más importante, debemos conseguir que Amanda llegue a saber por lo que paso su madre, haces de tripas corazón y vuelves al ruedo.

" no solo es humillante saltar encima del sofá cuando el Alien te mata por sorpresa, sino que se te saltan las lágrimas..."

Alien Isolation despertó en mí una mezcla de gusto, miedo y paranoia que me retrotajeron a la pubertad cuando jugaba al Cobra Mission (la misma sensación aunque por razones distintas que no entraré a detallar) y me ha hecho llegar a la conclusión de que ya no llevo bien subirme en estas montañas rusas de emociones. Como diría el teniente Murtaugh de Arma Letal, “soy demasiado viejo para esta mierda”. Por suerte, tuve que dejar de jugarlo porque se me estropeó el lector de la PS3 (es lo que le digo a mis amigos para que no me llamen cagueta) y no me da pena no haberlo terminado porque, a fin de cuentas, sabemos que acaba bien.

            Amanda llegó a vieja. Eso le dijeron los de Weyland-Yutani a Ellen Ripley. Y sabemos que Weyland-Yutani son de fiar...