000\05

000\0

000\0

Aniel Dominic

000\0

000\0

transcripción de una grabación realizada durante una reunión de guionistas para la película “Alien vs Predator”

000\05

ALIEN VS PREDATOR VS TODO EL MUNDO

Esta es la transcripción de una grabación realizada durante una reunión de guionistas para la película “Alien vs Predator”. Dicha grabación se hizo mediante un dispositivo oculto en forma de micrófono al que se le puso un adhesivo con la firma de H.R. Giger. “Qué mal rollo da, colega”, expresó con satisfacción y repelús uno de los guionistas al verlo sobre la mesa. Utilizó la misma expresión al ver el cable del micrófono, que salía por una ventana semi abierta y llegaba hasta una furgoneta sospechosamente negra.

            En la presente transcripción serán omitidos los nombres de los guionistas, no por cuestiones de anonimatos, sino por pura pereza de la presente escritora.

 

Una veintena de guionistas (todos ataviados con camisetas de Star Trek, Star Wars, escenas de Doraemon subidas de tono, Alien, Predators y alguna que otra corbata de ET con peluca de rizos) se reúnen en torno a una gigantesca mesa ovalada repleta de copias de todas las versiones de anteriores guiones, dónuts, pizza y hierbas medicinales.

            Al principal guionista contratado por la Century Fox lo llamaremos simplemente A. Lleva una camiseta de Resident Evil.

            Las conversaciones continúan tras una pausa para atender la recepción de un perrito caliente de carne de Kobe, aceite de trufa y langosta de Fornells. “Paga el estudio”, se excusó, tras un encogimiento de hombros, el guionista número 17, alias Carpanta.

 

GUIONISTA A: Vale, tenemos la cosa así (alguien suelta una risita): nuestra protagonista, aguerrida mujer afroamericana y empoderada está subiendo en vertical una montaña helada que puede ser el Everest o cualquier otra montaña chunga que se os ocurra. De pronto, le suena el móvil y del susto se suelta…

GUIONISTA 12: ¿Un móvil?, ¿en el Everest? Digo yo que allí la cobertura llega a través de los cuernos de los Yaks. Telesherpa.

GUIONISTA A (mirada asesina que se intuye por el silencio sepulcral antes de esta frase): Tiene un teléfono de esos que se conecta al espacio, listo.

GUIONISTA 12: ¿Satelital o Espiritual?

GUIONISTA A: Los dos.

                     

                      Risitas disimuladas con toses.

GUIONISTA A: El caso es que un menda le ofrece una millonada por asistir a una simple reunión con (agarraos los gayumbos) Weyland, el tipo de la Yutani (que aquí sigue vivo).

            Guionista A espera un reconocimiento por vítores que nunca llega.

GUIONISTA A: Nuestra protagonista sube unos cuantos metros más y encuentra al menda de la Weyland/Yutani en la cima de la montaña, con un helicóptero detrás…

GUIONISTA 3: ¿Ella no se enteró de que había un helicóptero en la cima? Porque, digo yo, en la cima del Everest tiene que haber más silencio que en el espacio…

                      Alguien añade “donde nadie puede oír tus gritos”.

GUIONISTA A: Era un helicóptero silencioso.

GUIONISTA 3: ¿Era el trueno azul?

GUIONISTA A: ¿Cómo?

GUIONISTA 3: El Trueno Azul, ya sabes, de la serie esa con un helicóptero supersilencioso que derrotaba malos en la ciudad. Malos que nunca miraban arriba.

GUIONISTA 16: Era de Dan O’Bannon. Sería un buen guiño a la saga.

GUIONISTA A: No va a haber un puto trueno azul, ni blanco ni rosa ni guiños. Apelaremos a suspensión de la credulidad del espectador.

            Alguien dice “apalearemos”. Risitas.

            Guionista A ordena una pausa para ordenar sus ideas y una creciente lista titulada

            “Patadas en el culo”.

 

La grabación se torna bastante caótica cuando la mayoría de los guionistas sufren un colapso nervioso

 ***

El desarrollo del guion continua con este único altibajo.

GUIONISTA 11: Una pirámide, mezcla de egipcia, maya y colombiana, en el ártico.

GUIONISTA A: Plausible.

GUIONISTA 11: ¡Plausible mis cojones! ¡Te has pasado por el forro de los tuyos toda línea temporal entre egipcios, mayas y toda la puñetera cultura precolombina! ¡Por no hablar de que las placas tectónicas se mueven para ti como quien mezcla fichas de dominó! ¡Plausible dice!

            El guionista 11 renunció a su sueño de ser guionista de cine y regresó a su pueblo natal para volver a ejercer como profesor de historia y geografía. Se dedicó con ahínco a romper los sueños de sus alumnos.

 

***

 

GUIONISTA A: La reina alien pone un montón de huevos, obligada por las descargas eléctricas. Los huevos se pegan a los esquiroles de turno, y minutos después salen los aliens de sus pechos.

            Una voz tomada dice “ha dicho pechos”, seguido de una risilla ahogada.

GUIONISTA 5: ¿Es mi impresión o los Aliens cada vez nacen más rápido? No sé, de seguir así van a salir de los estómagos de los atrapacaras.

GUIONISTA 16: Uala tiooo, menudo pelotazo de ideaaa…

GUIONISTA A: Nacen cuando tienen que nacer. La biología alienígena evoluciona constantemente.

                      “La cara dura también”, añade alguien, seguido de “cof cof”.

 

***

 

GUIONISTA 4: ¿Ha dicho que los 3 depredadores son adolescentes?

GUIONISTA A: Bueno… metafóricamente. Están llevando a cabo un rito de madurez al cazar a esos aliens.

GUIONISTA 4: Un rito de madurez es pasarte todo el día dándole al manubrio y pensar obsesivamente en tu vecina del quinto, las espinillas, tener más rodillas que piernas, la voz peor ecualizada que el micrófono de un karaoke… no bajar a un planeta y ponerte a matar bichos que nacen de estómagos, tienen ácido por sangre y dos bocas.

GUIONISTA A: ¿Has terminado?

GUIONISTA 4: No, pero esta extinción de contrato dice que sí, ¿verdad?

GUIONISTA A: Grande como un templo egipcio, maya y colombiano.

           

                     Silencio ominoso.

 

***

 

GUIONISTA 7: Me da que el público se va a mosquear un poco cuando vean que dos de los tres mosqueter… digo, Depredadores mueren en menos de cinco minutos, y de maneras bastantes… estúpidas, señor. 

GUIONISTA A: ¿Y cómo crees que deberían morir?

GUIONISTA 7: De forma más épica, durante una batalla contra un montón de Aliens, y dos reinas, y la protagonista montada en Optimus Prime, luchando mientras grita: ¡Apártate de mi predator papichulo, perra!

            Guionista 7 hace gestos de azotar.

GUIONISTA A: ¡¿Pero qué montón de chorradas estás diciendo?!

GUIONISTA 7: Ah, disculpe, yo creía que después de ver como una humana sin protección y una lanza mata un alien, después se hace amiguita de un depredador que le regala un escudo hecho de una cabeza de xenomorfo que ella se enfunda en el brazo sin haberle quitado todo el ácido corrosivo, para luego ingresar en el exclusivo club de adolescentes cazadores, ya podíamos incluir todas las sandeces que nos vinieran en gana.

GUIONISTA A: Para todo hay un límite, muchacho. Fíjate en lo que hice en mi saga Resident Evil.

 

***

 

La grabación se torna bastante caótica cuando la mayoría de los guionistas sufren un colapso nervioso, fruto de hundir la credulidad entre cantidades pantagruélicas de azúcar, grasas saturadas y polvos blancos de procedencia incierta.

            Entre risas histéricas y gritos podemos entender varias veces la pregunta “¿Se ha quitado el casco? ¿En serio?”.

 

***

 

El mayor momento de paroxismo llega cuando el Guionista A relata como del pecho del depredador (caído en un heroico combate contra la reina alien) sale un pequeño alien con rastas.

            Lo siguiente que recoge nuestra grabación son gritos de agonía e histeria, alguien que canta de forma obsesiva la canción de Gusiluz y finalmente una profunda voz que dice al micrófono: liberate tute ex inferis.

 

***

 

Nuestro micrófono fue encontrado en una subasta de objetos de H.R. Giger.